Archivo | The Star Trek wiki RSS feed for this section

Trailers de campofrío

7 Nov

Llevábamos tánto tiempo sin ir a ver al príncipe que ya se nos había olvidado lo muy de moda que están los chándals y los colores fosfi. Fuimos este finde a Príncipe pío al cine. Normalmente vamos a ver las pelis en versión original por hacernos los interesantes delante y detrás de los abogados, pero esta vez decidimos volver a nadar entre palomitas y escuchar gritos ahogados en el fondo de la sala. En los cines de P.Pío cuanta la leyenda negra que nunca salen los mismos que entran, a veces sale una persona de más (sobretodo en las sesiones nocturnas), y otras una de menos (sobretodo en las pelis de Morgan Freeman).

Nos dio por ir a ver un poco de cine misógino y transgresor, así que nos lanzamos a por Tintín. Un periodista homosexual y racista (eso dicen los medios… la verdad es que solamente sale una “mujer” en la peli… y ese flequillo de Tintín nos recuerda a la gomina de Algo pasa con Mary) que va acompañado de un alcohólico y un perrete. Volvimos a sentirnos como niños, unos adolescentes gordos priorizando el 3D por encima del sexo.

tintin

Tintín y su olfato periodístico: "Aún me huele el dedito"

Por poco nos quedamos sin entrada, Servicaixa nos quería hacer la púa. Cuando iban impresas dos de las cuatro entradas que habíamos comprado la máquina se corrió y decidió quedarse frita. Nos dejó completamente a medias la muy pécora, parecía casi humana con ese comportamiento de “one night stand”. Por suerte, el encargado de barrer las palomitas del suelo nos ayudó, llamó al director de Cinesa y nos trajeron las entradas restantes en limusina desde Torre España.

Ah, y un detalle curioso. En la pizzería nos sentamos al lado de una mesita de japonesas. Muy inocentes ellas creyeron que el vinagre era salsa de soja y le dieron un buen baño de vinagre a la pizza. Lo más duro es que ni se inmutaron al probarlo (no querrían hacer el ridículo), y se la comieron sin más, sin comentarios. A saber a qué las tienen acostumbradas por ahí, vinagre de Fukushima, de lo que se come se cría.